El hombre airado

 

Un hombre que sufría ataques de ira estaba ya harto de esta situación y un  día decidió solucionar el problema
Para ello,  fue en busca de un viejo sabio que conocía como nadie los secretos del alma humana. Cuando estuvo ante él  le dijo: “Señor tengo fuertes arranques de ira que están arruinando mi vida. Sé que es mi carácter,  pero estoy dispuesto a hacer lo que usted me recomiende para cambiar”
“Puedo hacerme una idea de lo que te sucede pero, para ayudarte,  la próxima vez que te invada la ira, deberás venir corriendo para mostrármela”, le ordenó el sabio.

Tras unos días de calma, el hombre volvió a notar como la ira se apoderaba de él y salió a toda prisa para ver al anciano.
Pero, como vivía en lo alto de una colina, tardo más de media hora en llegar. Cuando estuvo ante él, ya se le había pasado el ataque.
Y así sucedió una y otra vez, pero cuanto más corría, más agotado y menos enfurecido llegaba ante el sabio.

Un día llego super agotado y el venerable anciano sentencio: “Creo que me has tomado el pelo. Si la ira formase parte de ti, podrías enseñármela. No es tuya. Te atrapa en cualquier sitio y luego te abandona. Así que la solución a tu problema es fácil: la próxima vez que quiera apoderarse de ti, ignórala”.

 

índice cuentos