El cielo y el infierno

 

Un enorme y rudo samurái fue una vez a ver a un pequeño monje, con la esperanza de obtener los secretos del universo.

"Monje", le dijo, en un tono de voz acostumbrado a la obediencia instantánea, "enséñame acerca del cielo y el infierno".

El pequeño monje miró al poderoso guerrero en silencio.

Después de un momento, le espetó con desdén:
"¿Enseñarte a ti acerca del cielo y el infierno? No podría enseñarte acerca de nada.
Eres sucio, hueles mal, tu espada es rústica. Eres una desgracia, la vergüenza de los samuráis. ¡Fuera de mi vista! ¡No te soporto!

El samurái se enfureció. Su ira era tal que empezó a temblar.
Su rostro enrojeció, quedó mudo de furia. Rápidamente sacó su espada y la elevó por sobre su cabeza, amenazante, preparándose para asestarla al monje.

"Eso es el infierno", dijo el pequeño monje suavemente.
El samurái se sintió sobrecogido. Estupefacto. ¡Qué compasión y sumisión la de este pequeño hombre que había ofrecido su vida para darle a él esta enseñanza sobre el infierno!

Lentamente bajó su espada, lleno de gratitud, y por razones que no pudo explicarse, su corazón se llenó repentinamente de paz.

"Y eso, es el cielo", dijo el monje dulcemente.

 

Cuento sufí

 

 

índice cuentos