Acerca de vivir naturalmente

Un viejo sacerdote sermoneaba a su congregación sobre el pecado.
"El pecado -dijo- es como un gran perro. Está el gran perro del orgullo, el gran perro de la envidia, el gran perro de la avaricia, y finalmente, está el gran perro del sexo.
"Tienes que matar a esos grandes perros antes de que ellos te maten a ti y te impidan llegar al cielo. Es posible, lo sé, porque durante años yo lo he hecho. Maté al gran perro de la envidia, al gran perro del orgullo, al gran perro de la avaricia y sí: hijos míos maté al gran perro del sexo".

"Padre -se oyó una voz desde atrás- ¿está seguro de que el último perro no murió de muerte natural?"... No puedes cambiar la naturaleza. Si puedes vivir naturalmente, la transformación llega. Cuando llega, el sexo desaparece; pero no por tus esfuerzos. Es por ello que sigue a tu alrededor. Cuánto más lo reprimes, más presente está. Cuanto más lo vives, mayor es la posibilidad de trascenderlo.

Osho

índice cuentos
Más sobre Osho